¿Qué es la estrategia de contenidos? Haz una para ti hoy mismo

Compartir artículo

La estrategia de contenidos es una parte muy importante de cualquier plan de marketing.

Si quieres utilizar los contenidos en el día a día de tu empresa, la Estrategia de Contenidos es la forma de hacerlo. No importa el tipo de negocio que tengas: desarrollar una buena estrategia para tus contenidos te ayudará a tener éxito y a crecer.

En este artículo, hablaremos de todo lo que necesitas saber sobre la Estrategia de Contenidos, desde cómo puede emplearse en diferentes partes de una organización hasta las mejores prácticas para aplicarla con éxito.

¿Qué es la estrategia de contenidos?

En esencia, la estrategia de contenidos es el plan que pones en marcha para garantizar que el contenido de tu empresa sea eficaz y alcance sus objetivos. Puede incluir cualquier cosa, desde el desarrollo de una guía de estilo para todo tu contenido hasta la creación de un proceso para la creación de nuevas piezas.

Básicamente, es la manera de asegurarte de que todo tu contenido es coherente, tiene el mismo mensaje y es eficaz.

¿Cuáles son los beneficios?

Hay una razón por la que la estrategia de contenidos se ha hecho tan popular en los últimos años: ¡funciona! Si quieres crear un gran contenido para tu negocio, desarrollar una estrategia detrás de lo que publicas -y cómo lo publicas- es la manera de hacerlo.

Algunos de los beneficios que puedes esperar ver incluyen

  • Mayor conocimiento de la marca
  • Mejora del tráfico del sitio web
  • Mayor compromiso de los clientes
  • Más clientes potenciales y conversiones

¿Cómo formular una estrategia de contenidos perfecta?

Aquí tienes una guía paso a paso que te ayudará a formular una perfecta para ti hoy mismo.

1. Determina los objetivos de tu negocio y los indicadores clave de rendimiento (KPI)

Antes de empezar a desarrollar tu estrategia para el éxito del marketing de contenidos, es importante que sepas exactamente cuál es el objetivo final.

¿Qué esperas conseguir con tus contenidos? Una vez que lo tengas claro, podrás empezar a desarrollar objetivos específicos y KPI que te ayuden a medir el éxito.

2. Auditar el contenido existente

El siguiente paso es auditar todo el contenido que tu empresa ya ha producido, y cómo está funcionando. Esto debería incluir cosas como publicaciones en el blog, literatura de productos, material de ventas, etc.

¿Qué dice la gente de tu contenido? ¿Qué opinan de los distintos artículos que produces? Responder a estas preguntas te ayudará a tener una idea más clara de las áreas que podrían necesitar ser mejoradas o afinadas.

3. Define tu público objetivo

Uno de los aspectos más relevantes de la estrategia de contenidos es comprender a tu público objetivo. ¿Para quién escribes? ¿Qué quieren saber sobre tus productos o servicios? Una vez que tengas una buena idea de a quién te diriges, podrás empezar a desarrollar contenidos que les resulten atractivos.

4. Crea un calendario de contenidos

Ahora que tienes una buena idea de los tipos de contenido que quieres crear, es el momento de empezar a planificar cuándo se publicarán. Un calendario de contenidos es una parte esencial de cualquier estrategia de contenidos, ya que ayuda a mantener a todo el mundo en el camino y garantiza que haya un flujo constante de contenidos frescos disponibles.

5. Desarrolla una estrategia de contenidos

Una vez que tengas tu calendario de contenidos, es el momento de desarrollar la estrategia real de cómo se ejecutará. Esto incluye cosas como la elección del tipo de artículos o entradas de blog que se van a generar (es decir, vídeo, infografía), así como para decidir tu mensaje general.

Un buen comienzo puede ser apostar por algunos post iniciales para establecer la base del negocio.

6. Desarrolla una guía de estilo

Una vez que hayas desarrollado tu estrategia de contenidos, es el momento de pensar en cómo encajarán y funcionarán juntas las distintas piezas.

Por ejemplo, si planeas utilizar infografías como parte de tus esfuerzos de marketing de contenidos, puede ser útil desarrollar una guía de estilo que describa las fuentes, los colores y los elementos de diseño que quieres utilizar. Esto te ayudará a garantizar un aspecto cohesivo en todo tu contenido.

7. Crea un contenido inicial

Ahora que ya tienes lo básico, ¡es hora de empezar a crear contenido! Comienza escribiendo algunas entradas de blog o artículos, y luego empléalos para finalizar tu plan de desarrollo de contenidos. También puedes considerar algunos contenidos de marketing por correo electrónico o publicaciones en las redes sociales en esta fase del viaje.

8. Obtén comentarios

Una vez que hayas publicado algunos contenidos iniciales, es importante obtener comentarios sobre su rendimiento.

  • ¿Cuántas visitas está recibiendo?
  • ¿Qué tipo de comentarios y comparticiones genera la entrada del blog?
  • ¿Tu público objetivo está participando en este tipo de contenido o no?

Hay varias herramientas y plataformas de análisis que puedes usar para tener una mejor idea de cómo está funcionando tu contenido.

9. Iterar y mejorar la estrategia de contenidos

Una vez que hayas probado algunos tipos diferentes de publicaciones o contenidos del blog, es el momento de tomar lo que has aprendido y mejorar tu estrategia de contenidos. Por ejemplo, si te das cuenta de que un tipo de entrada de blog no está funcionando bien, entonces podría ser útil centrarse en tipos diferentes en el futuro.

¿Cuáles son algunas de las preguntas que hay que hacerse al elaborar una estrategia de contenidos?

Las siguientes preguntas pueden ayudar a los estrategas de contenidos a enmarcar su trabajo y desarrollar una estrategia exitosa.

  • ¿Cuál es nuestro objetivo empresarial?
  • ¿Cómo queremos que nuestro público perciba nuestra marca?
  • ¿Cuáles son los valores de nuestra marca?
  • ¿Qué nos dicen los datos sobre cómo interactúa la gente con nuestro contenido actual?
  • ¿Quién es nuestro público objetivo?
  • ¿Qué quiere nuestro público objetivo?
  • ¿Qué estamos dispuestos a cambiar de nuestro contenido para servir mejor a nuestro público?
  • ¿Cómo nos aseguramos de que los contenidos nuevos y los existentes son eficaces?
  • ¿Podemos hacer un seguimiento del rendimiento de nuestros contenidos? ¿Cómo?

Al pensar en las respuestas a estas preguntas, los estrategas de contenidos pueden desarrollar una estrategia de contenidos que ayude a su marca a conseguir los resultados deseados.

Si adoptan un enfoque basado en los datos y se centran en lo que quiere su audiencia, las empresas pueden crear contenidos que sean eficaces y que resuenen en su mercado objetivo. Además, al hacer un seguimiento del rendimiento de sus contenidos, las empresas pueden asegurarse de que obtienen el máximo valor de cada pieza.

¿Qué es lo más importante? ¿La calidad o la cantidad?

La calidad es lo más relevante a la hora de producir contenidos.

Aunque escribas mucho, nadie leerá tu entrada de blog ni se interesará por lo que has escrito a menos que sea convincente y ofrezca información de alta calidad de la que puedan beneficiarse.

La gente está inundada de toneladas de opciones de entretenimiento en todos los dispositivos y en cualquier momento.

No van a perder su tiempo en algo que no les aporte valor ni satisfaga sus necesidades.

La gente prefiere participar en contenidos generados por profesionales que realmente saben de lo que hablan y pueden respaldar todo lo que dicen con pruebas, datos o testimonios de otras personas del sector.

No tienes que ser un experto en todo, pero debes ser capaz de demostrar que has investigado y tienes conocimientos sobre el tema.

Para producir contenidos de alta calidad, asegúrate de

  • Planificar con antelación: Saber sobre qué vas a escribir antes de empezar a hacerlo. Esto te ayudará a garantizar que todo tu contenido esté bien planificado y cohesionado.
  • Investiga: Aprende todo lo que puedas sobre el tema que vas a escribir, y asegúrate de citar tus fuentes.
  • Escribe para tu público: Adapta tu contenido a las necesidades de tu mercado objetivo.
  • Edita y corrige: Asegúrate de que todo tu contenido está bien escrito y sin errores tipográficos antes de publicarlo.

¿Qué ocurre cuando no tienes una estrategia de contenidos?

El caos. Si alguien no se toma el tiempo necesario para desarrollar una estrategia de contenidos eficaz, todo su negocio se resiente.

Si no planifican cómo quieren presentarse en línea a través de las publicaciones del blog, las actualizaciones de las redes sociales o las campañas de correo electrónico, las empresas no podrán causar un impacto en su audiencia.

Los blogs y otros contenidos son la savia de la presencia online de una empresa, porque pueden impulsar el tráfico, aumentar las conversiones y fidelizar a la marca. Si te limitas a publicar entradas de blog aquí y allá, sin pensar en cómo encaja en tu estrategia de marketing general, nadie te prestará atención.

Conclusión

Tu estrategia de contenidos es lo que une todos tus otros esfuerzos de marketing.

Si no estás seguro de por dónde empezar a desarrollar una estrategia de contenidos sólida, puede ser útil que contrates a alguien que sepa lo que hace y tenga experiencia en el sector.

Una vez que lo tengas todo planeado, asegúrate de comunicar tus objetivos y tu estrategia a tu equipo para que todos estén en la misma página y sepan lo que tienen que hacer para ayudar a respaldar tus esfuerzos.

Ahora que lo sabes todo sobre la estrategia de contenidos, ¡es hora de que empieces a poner en práctica estos consejos!

- Publicidad -

Artículos Relacionados

8 pasos para una estrategia de redes sociales perfecta

Las redes sociales son una forma estupenda de que...

Los mejores nichos de marketing digital

Vivimos en una época en la que todas las...
- Publicidad -